Bienvenido

Bienvenido: Te hallas, amigo lector, ante una puerta mágica que comunica entre el mundo ordinario y el mundo extraordinario, que de alguna manera coexisten desde el principio hasta nuestros días, en la región de Acayucan, La Llave del Sureste, pueblo ubicado en el sur del estado de Veracruz, México.

Al trasponer esta puerta serás testigo de acontecimientos realmente prodigiosos que aquí son cotidianos. Así te enterarás sobre la fe que profesan los acayuqueños en la existencia de un río subterráneo que atraviesa la ciudad; sobre el brujo nagual que creyéndose todopoderoso retó a pelear a un hombre desconocido, común y corriente, resultando de ello un desenlace inesperado; o te encontrarás inmiscuido en una extraña aventura donde participan esencialmente los grandes salvajes. Y con el transcurso del tiempo, poco a poco, conforme avances en la exploración de la vasta y maravillosa geografía de acayucan, descubrirás, oirás, verás y vivirás más de sus historias, cuentos, mitos, leyendas y otras narraciones ciertamente asombrosas.

viernes, 29 de julio de 2011

El Pueblo de Acayucan está sobre un Río Subterráneo

Reginaldo Canseco Pérez

Una vieja tradición oral en la voz de los ancianos nos asegura que en el pueblo atraviesa un río subterráneo. Para los que la refieren no es un cuento, mito o leyenda de la imaginaria popular sino una verdad que no se pone en duda. Los abuelos hablan de ello como en su niñez lo oyeron de los viejos, así como también éstos lo escucharon de sus ascendientes y éstos de sus predecesores. Sin embargo nadie sabe cuándo ni cómo surgió esta certidumbre. Hay distintas versiones en cuanto a la existencia del río dicho, pero todos coinciden en un punto: en su realidad.
La mayoría se inclina en afirmar que el río subterráneo procede del sureste del pueblo, exactamente del barrio El tamarindo, y avanza al norte por la calle Miguel Alemán y Porfirio Díaz, que al fin y al cabo es la misma arteria. Otros, en cambio, dicen que procediendo del mismo sitio el torrente oculto franquea la ciudad por la avenida Melchor Ocampo, persiguiendo el norte. Para algunos más, la corriente subterránea cruza el jardín municipal rumbo al noroeste. Empero, para no pocos el río furtivo proviniendo del barrio El Tamarindo va al barrio San Diego, donde antes de proseguir al noroeste camina a través de Temoyo, el legendario manantial, hoy contaminado, abandonado, destruida su topografía original y en gran parte vendido a particulares.
La creencia en el río subterráneo, está relacionada con la abundancia de agua de la que gozó Acayucan hasta cierta época, dentro y en torno a la población, especialmente en algunos espacios. Muestra de ello son sus antiguos manantiales, norias, pocitos colectivos, arroyos, pozas, aguajes y áreas pantanosas. Así, en las direcciones de las cuales se asevera que viene y a la que se dirige el torrente subterráneo hay o hubo mantos acuíferos: es el caso del fondo del barrio El Tamarindo donde persiste una zona abundante de aguas internas y antiguos nacimientos, lo mismo sucede en el área de Temoyo, y en toda esa parte suroeste y oeste de la ciudad. Hoy, todavía, en este último rumbo, adelante del puente de Atiopan, subsisten a pesar de todo varios sorprendentes y primitivos veneros. Al norte de la avenida Melchor Ocampo, en la bajada, principalmente a su izquierda, en torno a un añoso arroyo, era una gran franja pantanosa desde la hoy calle Zamora hasta más allá de la Vázquez Gómez donde abundaban los zaratanes y enormes árboles como el cedro y el amate.
Hay una leyenda, que aunque parece independiente del presente tema no lo es, y entra oportunamente ahora: me gusta intitularla El Nacimiento de un Río. Este es un relato que hacía don Fernando Sulvarán Constantino:
Allá por 1774 nació un río en Acayucan. El inusitado acontecimiento tuvo lugar en la calle del Tamarindo (actualmente Miguel Alemán) y Negrete, frente a donde hoy viven los Garduza.
Fue nombrado Río Tamarindo.
Era un río grande, pasaban hasta embarcacioncitas.
Pero en 1880 se fue cegando, se fue cegando… esto porque allí, hacia la parte oriente, estaba en alto y la tierra que bajaba la fue cubriendo. El río finalmente quedó enterrado.
Yo, ya no miré el río (sigue diciendo don Fernando); sin embargo alcancé a ver la zanja por donde otrora pasaba. Antes de la pavimentación, en parte, aún se veían esos canalones que fueron dejados por la corriente del Río Tamarindo, que iba al norte por toda la presente calle Miguel Alemán y Porfirio Díaz.
Pero regresando al río subterráneo, muchos niños de entonces, que ahora son gente mayor, solían oír el rumor nocturno del río escondido aguzando las orejas curiosas en la boca de los pozos de la calle Negrete, en el barrio El Tamarindo.
He oído a una gran cantidad de relatores hablar sobre este torrente subterráneo,  subrepticio, misterioso; muchos de ellos nacidos en la penúltima década del siglo XIX y las primeras décadas del XX, como los señores Pedro R. Ramón Ortiz, Inés Silverio Culebro, Eligio Fonseca Vázquez, Chano Soto Reyes, Serafín Hernández Antonio, Chonita Aguirre González, Evaristo Morales Ramírez, Don Foncho (Alfonso Domínguez Villegas), Tomás López Macario, Romeo Béjar Hernández, Juan Flores Damián, el profesor jubilado Julio Vázquez Reyes y a mucha, mucha gente más, algunas de manera ocasional y anónima.
En una ocasión, por ejemplo, Don Foncho me contó:
Antes, cuando no había tanto ruido en el pueblo, como lo hay ahora, en los días de tormenta llegaba hasta aquí el zumbido de las corrientes crecidas del arroyo Michapan, que está a más de trece kilómetros al noroeste.
También se oía el rumor o zumbido del río subterráneo en cualquier época del año, especialmente en las noches tranquilas, que pasa en el barrio Tamarindo, por debajo de la calle Miguel Alemán.
Y escuchábamos, además, el ruido como de corrientes cuando las nubes se alzaban cargadas sobre el pueblo. Al rato se nublaba y caía el aguacero.
Entonces, yo tenía mi milpa; ahí miré una vez el lugar donde el arco iris descendía, encima de las aguas de un charco.
Cabe registrar que para algunos el torrente interno va al mar, y para otros viene del mar; pero lo cierto es que los nativos que conocen la tradición tienen el convencimiento de que este río subyace desde el principio de los tiempos en las entrañas de la Tierra (bajo Acayucan) y que ésta algún día parirá a ese río-hijo: en esa fecha excepcional, el río abandonará su timidez, y la población podría quedar inundada.


Ilustración de Sixto Aparicio Candelario

2 comentarios:

MARIA DEL ROCIO OTERO ALOR dijo...

UNA HISTORIA MUY INTERESANTE MAESTRO....... GRACIAS X COMPARTIRLA. SALUDOS CHIO.

Anónimo dijo...

Gracias por compartir esta historia...tambien la ilustracion se aprecia...Ahora si, sabemos que somos un pueblo con historia.